Anuncios Google

Mi Canal de Youtube

Loading...
Cree
Mira siempre de frente al horizonte y si vuelves la vista a tus espaldas, que sea para hundir el mal del hombre que quebró tu cariño y tu esperanza.
Sigue siempre adelante, que el camino se abre más amplio cada vez que pasas. La luz es para todos, y el destino nos prueba a veces, y otras nos encauza.
No esperes vanas ilusiones muertas, no creas más en lo que tú batallas, que cuando tu morada esté desierta, muy pocos buscarán recuperarla.
Pero cree en la vida porque es bella y en la gente que de tí no se separa.

Espero ser tu amiga!

Superando la Rutina

Superando la Rutina: "SE ACABARON LAS VACACIONES

¡Horror! Se acabaron las vacaciones


Se acabaron las vacaciones. Tienes que enfrentarte otra vez a la vida rutinaria, pero no tienes fuerzas. Estás cansada, tienes mucho sueño y no eres capaz de concentrarte en tus tareas. ¡No te preocupes! Estás bajo los efectos del síndrome postvacacional. En unos días se te pasará.

Es difícil cambiar la toalla de playa por el ordenador, o tus caminatas por el paseo marítimo por los quehaceres del hogar. Pero, como dice la canción, 'todo lo que empieza, tiene un final'. Y ahora hay que enfrentarse a la rutina diaria con alegría.
Es normal que al principio tu situación anímica esté por los suelos. Este tipo de depresiones es lo que los expertos llaman 'síndrome depresivo postvacacional'. Pero no te preocupes porque no es ningún tipo de enfermedad patológica, simplemente es un desajuste que tardará tan sólo un par de días en desaparecer."
SíntomasEl síndrome postvacacional obedece a una situación en la que se ha producido un cambio brutal entre un estilo de vida propio de las vacaciones (descanso, relajación, sol, aire...), y el de casa (trabajo, niños, horarios, prisas...).
La frustración del regreso se manifiesta a través de unos síntomas comunes: ansiedad, desgana, trastorno del estado de ánimo, fatiga, pérdida de energía y apetito, insomnio, tristeza o vacío, dificultad para concentrarse, tensión muscular, irritabilidad, palpitaciones, sudoración, sensación de ahogo, náuseas o problemas estomacales.
¿Te sientes identificada? No te preocupes por mucho que estés bajo el influjo del síndrome postvacacional esto no es indicador de una forma de depresión ni de ningún tipo de enfermedad preocupante. En un par de días las molestias desparecerán, te volverás a integrar a tu vida rutinaria y las vacaciones sólo serán un bonito recuerdo.